Saltar al contenido

Twinkle twinkle pensamientos ideas conceptos acerca de un k-drama

Vale, me metí en esta aventura de traducir Twinkle twinkle, por petición de terceras personas a quienes les había gustado mi forma de traducir en otras dos ocasiones, cuando hice “New tales of the guisaeng” y “Tree with deep roots”.

Esta es una novela larga y creo que por eso nadie más quiso traducirla al español-Gracias que si estaba en inglés, ya que hay muchas que nadie hace ni siquiera en ese idioma y nosotros los que a duras penas conocemos una mínima parte del coreano, nos quedamos con las ganas…  Yo no sabía de que iba pero me sorprendió gratamente encontrarme a la actriz de “Insoon is pretty” Kim Ionyú (김현주)

La historia arranca de una forma bastante dinámica y con un alto grado de comicidad que es como un soplo de brisa que reaviva todo lo mustio.  También es un aviso de “agárrese que vienen curvas”.

Han Yunuón 한정원 (ese círculo en la segunda silaba es el fonema “ng”- pero yo no lo escucho terminar en g así pues, escribo el nombre como lo escucho) parece que es una mujer extremadamente ajetreada, llega tarde a algo pero está hablando hasta por los codos de temas de negocios; tiene entre manos algo que la tiene entusiasmadísima y le molesta tener que hacer una pausa para cumplir con un deber que le resulta de lo mas molesto.  Una cita matrimonial  concertada por su casamentera mamá.  Una vez nos presentan todo el personaje nos damos cuenta que estamos ante un desastre en patas, cosa que no caza muy bien con la primera impresión que nos dio, entonces mejor nos descartamos por que la señorita en cuestión se vale de cualquier argucia para que las citas le salgan rana.

En esas nos llama la atención un serio hombre aplomado que pacientemente espera en la cafetería del mismo hotel a su cita que se retrasa Kim Sukún como Song Sunyun 송승준 a quien no habíamos tenido la oportunidad de ver en ningún otro drama (aquí volvemos con el mismo cuento del fonema “ng” y vuelve y pasa lo mismo) En fin que la señorita Han da por hecho que su cita es el señor Song y sin pausa entra como torbellino, no lo deja hablar y se forma una relación basada en malentendidos.  Por lo visto, muchos malentendidos son buen abono para que crezcan historias solidas así tarden más en crecer. Ella supone que él es el cirujano plástico que le consiguió su mamá y ella le pone empeño en quedar como la suela de un zapato para que el caballero en cuestión agarre las de Villadiego antes de no mucho porque ella en realidad es una mujer muy ocupada.

¡Tachán! en nada de tiempo la sacan de su error, no el caballero adusto quien gozó de una pantomima privada y muy cómica, sino una compañera de oficina, quien era la que se iba a encontrar por temas laborales con el señor Song, reportero de fama reconocida, en últimas confundido con un cirujano levanta-tetas. Yo creo que de imaginarse tener que volver a hacer tremendo espectáculo en tan corto espacio de tiempo no la dejó ni avergonzarse si quiera de haber “hecho el oso” más grande hasta ahora. En fin que la señorita Yunuón se volvió a salir con la suya y mamá querida no podrá empezar preparativos de ninguna boda todavía.

En otro orden de cosas nos presentan a los otros componentes de esta historia, una sufrida madre de pocos recursos económicos, que se rebusca los cuartos haciendo de comer para los estudiantes que se pasan la vida opositando para puestos de funcionarios públicos.  Nos enteramos que a su marido, un sinvergüenza jugador empedernido no lo ve hace tiempo, y que ahora con una deuda de aupa encarando a sus deudores quien proceden a afeitarle las cejas para amedrentarlo, y también conocemos a las hijas de ambos.

La una casada con un sufrido vendedor de implementos médicos, que vienen a comer donde la suegra; me imagino porque el sueldo que debe ser magro no alcanza sino para los sueños de grandeza que su mujer vuelca en la nenita de la familia, a quien le martilla a diario el inglés hasta de forma intravenosa, quiere equiparar a su hija con los chiquillos de clase acomodada de la zona del Gangnam. La otra trabaja igual de duro que su mamá pero en una librería y de vendedora. Madre e hija están muy contentas porque por fin Gumran está ya con un pie en el altar, y aunque les cuesta un riñón y la mitad del otro, le cumplen todos los caprichos al futuro yerno futuro fiscal, Yun Sonyé, quien cae como litro y medio de aceite de ricino, vaya si es baboso el cretino.

En fin, que Gumran está medio harta de los caprichos pero se aguanta porque eso de ser la mujer de un fiscal la va a sacar a ella y a su familia de la miseria. De golpe y porrazo cae en cuenta que su medio limón en realidad está haciendo todo lo posible por establecer una relación casadera con una rica heredera, ya que Gumran con su pobreza y un tahúr por padre no es lo que él se merece. Sonyé vive en una residencia de opositores junto con Debúm quien también está quemándose las pestañas para aprobar el examen que le dará.  Me da la impresión que a Debúm le gusta Gumrán, pero que se hizo al lado cuando ella escogió a Sonyé-lo cual no deja de haber sido un acto fríamente calculado. Entiendo que ella escogió seguridad económica antes que el amor. Hizo su cama, ahora duerma en ella.

Y así se desarrolla el primer capítulo entre bastante guasa pero con aristas que nos indican por donde va el agua al molino, que calculo yo, va a ser una gozada traducir para que más gente pueda disfrutar de estas historias inteligentes que no ofenden a su público ni lo consideran menos, que es en definitiva por lo que cerré el capítulo de mi vida en el que gozaba con las telenovelas latinoamericanas… ahí seguiré escribiendo todas mis impresiones para quien quiera seguirme…


Scent of a woman ranting

O.K… I come forth to rant and rave as I hold my very own personal wake for Heejoo; who went and did the unexpected -passing away as everyone was focusing on Yeonjae’s preparations for take off-. I haven’t seen so much of a second, but I read the rebel soul recap last night and woke up before the first sun rays to read the dramabeans one, and just that excersise left me feeling bereft. And that happened with me wholly aware that this is fiction, and tops this is Korean, a race known for their penchant to screen “weepy, gut wrenching, life is unfair type of drama… Maybe I’m not mourning so much for the loss of a character that in so little screen time, managed to room in my soul, death is unavoidable, we all have to take that door sometime and this is a drama about that; I think what I really mind is that maybe we are getting one of Sunah’s last dramas, not because she’s going to do a Yeonjae on us, but because the industry doesn’t respect talent but focuses on age. I’ve yet to see her “When its at night” but in every other work of hers I’ve enjoyed, her age tends to be thrown around nonchalantly. I just find myself hoping that this isn’t her last main role character in a drama, because then death really would be poignant.